"En tiempo de prodigios" de Marta Rivera De la Cruz

En tiempo de prodigios

           Es esta una novela onde se cuentan dos historias, muy en la línea de las publicadas en la primera década del siglo XXI. La narradora y protagonista, Cecilia,  describe su vida de unos años después de a entrada de nuestro siglo, entrelazándola con la historia que le cuenta el abuelo de una amiga, Silvio, desde que era niño, hacia 1920, hasta su vejez.
           
         Ambas narraciones atrapan al lector por la sinceridad y humildad de los personajes. Los capítulos de la mujer joven ,Cecilia, que comenta su  vida del último año, de luto moral por la muerte de su madre, se intercalan con los del hombre maduro que recuerda a sus amigos, a sus padres y a su hermano,  y el mundo tan distinto al actual que le tocó vivir: el de la guerra civil española y posguerra. 

              Silvio fue espía y funcionario.Trabajó para  desmantelar la entrada de nazis alemanes en territorio español, que huían del juicio de Nuremberg, y luego la entrada de otros colegas similares en Italia. Su vida soportó un cúmulo de coincidencias que le llevaron   a anhelar justo lo que no tenía, menospreciando la realidad. Hablándonos de sus amigos, nos paseamos por la Europa de entreguerras, por la España franquista, por las costumbres familiares y tópicos del siglo XX.

          Si la historia del anciano Silvio es poco convencional en cuanto a las extraordinarias oportunidades que vivió y que le posibilitaron viajar, conocer idiomas y otros países, cuando el resto de españoles tenía verdaderos problemas para tomar un avión hacia el extranjero, la narración de Cecilia es, a su vez, poco predecible. Homenajea constantemente a su madre, a la que recuerda con adoración, y se reconoce como treintañera sin novio y con gran instinto maternal. Su vida no es una historia rosa, sino naranja, absolutamente normal, la propia de una joven que debe ganarse la vida, sin el convencionalismo al que estaban sujetas todas las mujeres apenas sesenta años atrás.

          La novela es amena y muy interesante,a lo que contribuyen sendos sólidos hilos conductores:dos vidas muy diferentes unidas en un piso de Madrid. Silvio y Cecilia se soportan,se sostienen, se comprenden. Son dos buenos contrapuntos para una autora; uno defiende el punto de vista masculino, el otro el femenino. Ambos huyen de vanagloriarse de nada, a pesar de que la vida les ha regalado buenas familias y dignos empleos que les permiten vivir con comodidad. Pero la felicidad presente, relativa,se difumina con la melancolía que produce haber perdido seres muy queridos.

          La narración es fluida  y con gran culto a la belleza y al detalle. La autora compara los prodigios con algunas circunstancias vitales de las personas,que les hacen conocer a seres maravillosos que pasan por corrientes. Los diálogos, muy pocos, nos sitúan con precisión en cada momento y situación. Encontramos detalles  precisos y realistas  de las actividades de los protagonistas, que una y otra vez vuelven a Madrid, el marco geográfico común.
    
              Se trata de una novela valiente, fresca, muy bien escrita, que rinde culto a la vida corriente y común, a la familia, a la amistad, destrozando los tópicos de mala relación entre jóvenes y viejos, o entre españoles y extranjeros. La soledad es demasiado dura. Hay que relacionarse con cuantos nos rodean.

 ISBN: 9788408069010
Número de páginas:508
Año de publicación:2006
Tipo de novela:histórica

    

Autora: Marta Rivera de la Cruz (Lugo, España, 1970)

Breve biografía de la autora:Es periodista , escritora y participa en distintas tertulias y publicaciones

Otras obras de la autora:
                                           "El refugio"de  1996
                                           "Hotel Almirante"  de 2002
                                           "Grandes de España"  de 2006

.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"El código del dinero" de Raimon Samsó

"Los 5 lenguajes del amor" de Gary Chapman