"Los milagros del vino" de Jesús Sánchez Adalid

LOS MILAGROS DEL VINO JESUS SANCHEZ ADALID

               Viajamos a Corinto en el siglo I,  ciudad mediterránea donde la belleza del mar y del bosque  resalta la vida urbana de la época, tan parecida a la actual, sin embargo. El protagonista vive con su familia y es sacerdote de Esculapio, uno de los dioses a los que adoran los griegos.

            Corinto está gobernado por la égida romana  en este momento, y el mundo helénico en general se encuentra en decadencia política y moral. La sociedad necesita algún nuevo modelo ético y tal vez quiere un cambio en su creencia de los dioses del Olimpo, tan egoístas y traidores como los peores seres humanos.  Podalirio, el protagonista, se agobia al no poder dar total curación a la cantidad de males y enfermedades que sufren sus vecinos. A la vez estima que muchas prácticas sanitarias que debe administrar  se basan en la superstición y no en la ciencia. Tiene constantes pesadillas por estos motivos. Se debate entre la convivencia con su esposa y su hijo, que le cuidan hasta en los menores detalles, y el amor esporádico a una sacerdotisa de otra diosa. Ella le plantea preguntas sobre la finalidad de la vida y la muerte que él no sabe contestar, rodeado de dudas.

              Día  por día crece el nerviosismo de Podalirio, que busca en todas partes, especialmente en la política y en la sanidad, la razón de la existencia. No le basta la vida que lleva, entregada a la curación de sus vecinos, a los que administra recetas basadas en las ciencias antiguas. No le convencen las riquezas ni  las juergas ni sus conocimientos, muy superiores a los de las personas que le rodean. Presiente que existe alguna deidad mejor que las comunes en Corinto.
        
             A través de una de sus pacientes y vecinas, conoce a dos hombres que conocieron al Cristos, el rabí judío que veinte años atrás recorrió Galilea, Lucius y Saúl. Ambos están aún transfigurados al explicar los prodigios contemplados entonces:curaciones de enfermos y explicaciones maravillosas sobre la piedad y la organización humana, dando prioridad a los desposeídos, propagando la pobreza como la mayor de las virtudes.

         A la mente sanadora de nuestro protagonista  no pueden serle indiferentes las curaciones de enfermedades, de las que cuentan infinidad de testimonios. El rabí expulsaba demonios, curaba hemorragias, hacía andar a los tullidos. Podalirio quiere saber cómo lo hacía. Quiere escuchar las historias sobre las andanzas del Cristos una y otra vez para decidir si pudieran ser  o no verosímiles. Lucas y Saúl le hablan de  Susana, una griega judía, afincada en Séforis, cerca de Jerusalén, a mucha distancia en barco de Corinto. Susana conoció al rabí personalmente y fue testigo de sus curaciones y enseñanzas, capaces de asombrar a multitudes y de lograr que muchos  discípulos abandonaran a sus familias y amigos para  seguirle.

      Finalmente, Podalirio decide partir a Galilea en el verano y pasar allí un año entero, hasta que el buen tiempo hiciera posible la travesía de vuelta a Corinto. Encarga a su hijo el culto a Esculapio y la atención médica a los vecinos. Deja su casa y su mujer, su cómoda vida que no le satisface por completo. Y llega a Galilea a casa de Susana, excelente vendimiadora, rica hacendada , sin hijos ni marido, que le recibe hospitalaria y un punto silenciosa.

                 Susana, muy despacio, accede a hacerle su huésped y a mostrarle las delicias de su negocio: produce y vende el mejor vino de la comarca. Ella se sincera con él y en lentos diálogos analiza sus sentimientos de mujer, su azarosa vida, transformada el día que conoció a Jesua, el rabí famoso. 

                Esta mujer, con mucho detenimiento , abre su corazón y describe el tiempo en que el Cristos habló de un nuevo dios que amaba a los hombres, que prefería  los pobres a los ricos, y que prometía una vida tras la muerte, ideas que los dioses griegos no aseguraban en ninguna circunstancia. Podalirio le pide constantemente que le cuente más y más cómo era el rabí. Qué enseñanzas predicaba, qué prodigios obraba. Susana es reacia porque  ella fue curada de su demonios por el Cristos y finalmente le siguió con su amiga Juana por pueblos y ciudades.

         Susana  acudió a Jerusalén  y contempló la entrada triunfal del Cristos y  su amonestación a los mercaderes en el templo. Luego ,la propia familia de Susana, ante el temor de que el rabí fuera perseguido políticamente, por sus atrevidos discursos y sus polémicas andanzas contra el poder establecido, la encierra por miedo a que ella se exponga a ser perseguida por los gobernantes judíos y romanos de la ciudad. La mujer  no pudo ver la horrible muerte del Cristos en aquella pascua del año  33, pero le  asegura a Podalirio que consiguió ver vivo y no muerto al rabí días después en la casa de ella,vestido con su túnica inmaculada.

          El sacerdote volvió a Corinto hechizado y transformado por toda la historia de la vida y muerte del rabí,  que realizó numerosos milagros con el vino.

     La historia es maravillosa y bella, pero también las descripciones de aquel mundo de hace dos mil años, con olor a romero y a mar, pintado de azul y verde, tostado por el sol, puro como un amanecer, amable, perfecto en sus medidas, organizado. El autor se ha documentado magistralmente y nos trae la historia a la mano, con una pasmosa finalidad,detallándonos la vida cotidiana de Corinto y en definitiva, la cosecha vitivinícola de la antigüedad y por supuesto la historia de la vida pública y muerte de Cristo. La proeza es magnífica, pues Jesús Sánchez Adalid domina  la historia, el costumbrismo, la historia de Cristo y por supuesto la mitología griega. Es un placer cruzar el Mediterráneo y vivir en Corinto y Séforis  bajo su guía.

ISBN 9788408093299

Editorial: Planeta


Número  de páginas: 590
Tipo de novela: histórica
Año de publicación: 2010


Autor:Jesús Sánchez Adalid (don Benito, España, 1962)

Breve biografía: Es sacerdote , juez y prolífico escritor.
En2007 recibía el premio de novela Fernando Lara

Otras obras del autor:
                                    "El alma de la ciudad"
                                    "El cautivo" 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién llorará cuando mueras?” de Robin S. Sharma

"El socio" de John Grisham

"El código del dinero" de Raimon Samsó