“Sombras sobre Berlín” de Volker Kutscher



Estamos ante una novela ambientada en el Berlín de 1929, año clave del siglo XX, diez años después de la primera guerra mundial, y diez antes de la segunda, ambas perdidas por Alemania, en la llamada república de Weimar. El protagonista, Gereon Rath, es un joven comisario de policía nacido en Colonia, que llega a la capital del país con una clara vocación policial, pero se siente desplazado entre sus compañeros por su condición de nuevo en el departamento. Su padre es comisario en Colonia y Gereon sale de esta ciudad al haber matado en un enfrentamiento policial, a un hombre importante

Alquila una habitación en el centro de la ciudad y empieza a trabajar en la sección de Costumbres, investigando delitos de pornografía, mercado muy floreciente en todas las grandes urbes del mundo, y especialmente en el Berlín de entreguerras, donde los cabarets, los garitos siniestros, los salones de funciones prohibidas, en los que se bailaba, se consumía todo tipo de drogas y se practicaba la prostitución, florecían en cada esquina. También tiene que dedicarse a controlar las manifestaciones en la calle de los vecinos comunistas, continuas en esos días de primeros de mayo en los barrios más sórdidos de la ciudad, y que incluso dan lugar a muertos, debido a la represión de sus propios compañeros al implantar el orden. Le gusta trabajar en solitario.No está muy de acuerdo con la represión a manifestantes ni con las redadas de público y artistas en los burdeles de alto copete de Berlín, pero cumple con su deber a pies juntillas.

Debido a su olfato profesional, el comisario Rath  vislumbra una extraña trama en la sucesión de asesinatos que otros departamentos policiales estudian en vano. Él trabaja  en solitario, saltándose las normas, movido por instinto. Investiga en los barrios rusos, se mete en la boca del lobo. Descubre que hay mucho dinero en juego y tal vez una conexión mafiosa y extranjera muy importante, que mata y tortura cruelmente.

La acción, el argumento es rápido y convulso. Se trata de una trepidante novela donde la sorpresa se encuentra a la vuelta de cada página. El protagonista sufre desamor, desprecio, abandono e incredulidad constantemente. Tiene que luchar muy duro para resolver el enigma de un negocio sobre oro que adivina es enorme e implica a muchas personas. Sigue el hilo de los asesinatos invirtiendo su tiempo de trabajo y su ocio, dejándose la piel, olvidándose de dormir y comer, bordeando peligrosamente la muerte.

Berlín es el segundo protagonista de esta novela policíaca. Las calles donde transcurre la acción son las del centro de la ciudad actualmente. Cada taberna, cada sala de fiestas, y plaza está retratada de forma fidedigna. Podemos casi contemplar los coches de la época, el bullicio comercial, la fuerza de las manifestaciones, el frenético ritmo de la calle berlinesa, de acento peculiar.Desfilan ante nuestros ojos los clubs Eldorado,KaDeWe, Europahaus que en realidad existieron..

A veces parece que no estamos ante una novela histórica, porque el ritmo de trabajo  y las preocupaciones del protagonista pueden confundirse con los de hoy en día en nuestras ciudades: barrios de inmigrantes, represión policial, mafias que se lucran a gran escala sin dudar en practicar una y otra vez el crimen, funcionarios comprados, fiestas al margen de la ley….

La trama de crímenes y corrupción que el comisario destapa peligrosamente en una deliciosa ciudad, donde la inmigración y la desigualdad campan a su aire, es perfecta y atrapa al lector de principio a fin



Otras muchas novelas y desde luego películas se han ambientado en la Alemania de los años 30, donde ideologías de muy distinto signo empiezan a fraguarse y a confrontarse, en un marco festivo de despreocupación y derroche, de enriquecimiento ilícito, de frivolidad, pero ésta, escrita por un alemán de nuestros días la describe como nadie, perfilando los tipos, recreándose en la descripción de tiendas, oficios y profesiones.

La traducción es clara y muy buena. El tuteo y el tratamiento de usted, comunes al castellano y al alemán, nos ayudan a medir la confianza, el respeto y el recelo en los diálogos. El lenguaje es coloquial y común, pero no chabacano ni pérfido. La descripción y la trama dan idea de la frenética agilidad desarrollada en unas calles y locales que nos resultan cercanas, como si las estuviéramos contemplando en el cine, con todo lujo de detalles y matices, ya que Kutscher se recrea en el trazado de los personajes, en el ámbito geográfico en que transcurren y en el dibujo instantáneo en que tienen lugar.

Número de páginas:536
Año de publicación: 2009.
Título original: Der nasse Fisch
Traductora  Susana de Andrés
Editorial:Ediciones B
ISBN: 9788466637497

AutorVolker Kutscher(Lindlar, Alemania, 1962)

Resumen de la biografía del autor:Estudió lenguas germánicas, historia y filosofía en Colonia y Wuppertal. Trabajó como editor en Wipperfürth. Desde 2004 trabaja como escritor y periodista independiente en Colonia.






Comentarios

Entradas populares de este blog

"El código del dinero" de Raimon Samsó

"Los 5 lenguajes del amor" de Gary Chapman